La sinestesia del recuerdo.

Anoche no conseguía dormirme, ya que me venían mil ideas a la mente para escribir, y entonces me salió ésto, lo cual dejé guardado en las notas del móvil, para que no se largara y pudiera compartirlo hoy, aquí.

Que la inspiración viene cuando menos lo esperas, pero también se marcha sin avisar.


Sólo recordando podemos sentir de nuevo un beso,

podemos llegar a sentir incluso una mirada.

Con una facilidad pasmosa,

evocándola en nuestra cabeza.

Lo suave que era la cabecita de tu perro,

que ya desapareció años atrás.

La risa de tu abuela,

que ya partió,

pero que aún sigue viva en ti,

de alguna manera,

como si nada hubiera cambiado.

La mayoría de estos recuerdos quizá sean irrepetibles,

pero al menos siempre nos quedará ese “sentimiento”,

que no se siente,

porque no se palpa.

Y que no os engañen, 

que el corazón sólo bombea.

Por todo esto,

aquí tenemos uno de los mayores enigmas,

uno de esos que nos hacen tan especiales.

Tan humanos y tan animales.

¿Acaso alguien entiende la sensación de sensaciones?

Buscando la razón al sentimiento.

Un absurdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s