Mierda.

Sí, MIERDA.

Es lo primero que te viene a la cabeza cuando te das cuenta.

Cuando eres capaz de estar tanto en todo lo alto de la montaña rusa, como en el fondo de ese maldito pozo que tan bien conoces ya.

Cuando a veces tienes un hambre atroz y otras ves comida y te dan náuseas.

Cuando te quedas hecha un ovillo en la cama, bloqueada y sin saber qué hacer.

Cuando te descubres triste frente al espejo.

Es esa sensación que experimenté por primera vez a los 16 años y que, hasta este momento, únicamente cambiando unas personas por otras, es exactamente igual.

Se llama amor señoras y señores.

Y es una puta MIERDA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s